TALLER ELECTRÓNICO DE COCHES Y MOTOS


DUPLICAR DE LLAVES

    Si has perdido las llaves del coche, es muy posible que la solución sea mucho más sencilla de lo que crees. Es más, si tienes otra copia, ni siquiera tendrás que pasar por el concesionario, sólo tienes que hacer un duplicado. Esta operación es mucho más sencilla y, sobre todo, barata. 
    Podemos realizar la copia de la llave de la mayoría de los vehiculos de mercado, disponemos de maquinaria para realizar la copia de la llave asi como el chip que permite el arranque, podemos copiar llaves clasicas, con mando a distancia, tarjetas tipo renault e incluso llaves insertables como las de Mercedes, BMW, Passat, etc.
    Cuando hablamos de duplicado de llaves, supone que tienes que tener una que copiar. Es decir, si has perdido el juego original y no tienes otro, necesitarás el código de seguridad que te dieron al comprar el coche o, en su defecto, algún documento que acredite que eres el dueño para que te hagan una nueva.
    Si, por el contrario, tienes un juego original que sirva de base no es necesario que vayas al concesionario. El 98% de las llaves actuales se pueden duplicar en tiendas especializadas, como ferreterías, cerrajerías y multiservicios.
   No todas las ferreterías o tiendas especializadas tienen la posibilidad de hacer duplicados de llaves, sólo las que cuentan con maquinaria específica.
 
      
    El coste de la copia de la llave del coche dependerá de si se trata de una sencilla o una que incluya mando. Para ahorrar al máximo, puedes pedir un modelo universal: los originales (llave con mando integrado) salen más caros. Una llave con mando integrado igual a la que se entrega al comprar el coche, con IVA incluido, para el Seat León por ejemplo, puede costar en el concesionario unos 150 euros. En cambio, en una tienda la llave simple rondaría los 45 euros, y con mando estaría entre 75 y 100 euros. Las cifras dependen del tipo de mando, el modelo del coche o la zona geográfica en la que se encuentre el establecimiento, de modo que estos precios son orientativos. 
 
    A mediados de los años 90, los fabricantes de automóviles comenzaron a introducir llaves con ‘chip’ electrónico incluido (transponder) que es el dispositivo utilizado para la identificación o aceptación de una llave por el sistema inmovilizador del vehículo, mediante señales de radio frecuencia. No usa ni baterías ni pilas internas, se alimenta directamente desde la antena que hay en el clausor o contacto del vehículo. Los transponder están compuestos de un circuito electrónico dotado de una antena y de una memoria interna, donde se escribe un código, este código puede ser leido o reescrito sin que se produzca un contacto mecánico o eléctrico. 
 
 
    El Transponder utilizado en las llaves es muy pequeño, es una pastilla electrónica miniaturizada que contiene una memoria no volátil (no requiere de energía constante para la retención de la información), a lo largo de la cual hay un juego de bobinados (alambres muy finos enrollados alrededor de un tubo).
 
 
 
     Gracias a la placa de circuitos impresos, las puertas se abren a distancia mediante un código variable. El inmovilizador electrónico integrado se desactiva a través de un ‘chip’. La pila es necesaria para poder abrir las puertas, pero no para arrancar el motor, así que si se gasta, el único perjuicio es que no podrás desbloquear las puertas a distancia. Necesitarás introducir la llave en la cerradura.